Cirugía de Párpados

Home  |  Cirugía de Párpados

¿QUÉ ES LA CIRUGÍA DE PÁRPADOS?

La cirugía de párpados, también conocida como blefaroplastia, es un procedimiento quirúrgico diseñado para corregir los párpados caídos y las bolsas que aparecen bajo los ojos. La presencia de estas circunstancias produce generalmente un aspecto de cansancio y de vejez no deseadas.

Esta técnica no eliminará las patas de gallo u otras arrugas finas, y tampoco eleva las cejas caídas ni borrará el oscurecimiento de la piel de los párpados (ojeras). Una blefaroplastia puede realizarse de forma aislada o en unión a otros procedimientos como un lifting facial o frontal.

El resultado de la blefaroplastia es favorable y duradero; en general, las bolsas de los párpados no suelen reaparecer

LOS MEJORES CANDIDATOS PARA LA BLEFAROPLASTIA

Los mejores candidatos son hombres o mujeres sanos, psicológicamente estables y con expectativas realistas. La mayoría se encuentra por encima de los 35 años, aunque en casos particulares pueden ser más jóvenes.

Sólo unas cuantas condiciones médicas hacen de la blefaroplastia algo más arriesgada. Los problemas de tiroides, el síndrome del ojo seco o la escasez de lágrimas, la diabetes, la hipertensión arterial y otros trastornos cardiocirculatorios. Problemas como el glaucoma o desprendimiento de retina deberían ser consultados previamente a su oftalmólogo.

¿CÓMO SE REALIZA UNA BLEFAROPLASTIA?

Una blefaroplastia se puede realizar bajo anestesia general, local y con el paciente sedado (adormilado) para su mayor comodidad. La operación suele durar de una a dos horas.

Como norma general las incisiones se colocan dentro de las líneas naturales de los párpados; en el surco del párpado superior e inmediatamente bajo las pestañas del inferior. A través de las incisiones la grasa se recoloca o se extirpa. Las heridas se cierran con suturas muy finas.

La herida del párpado inferior también puede colocarse por dentro de éste (transconjuntival), quedando así completamente oculta.

EL POSTOPERATORIO

Al terminar la operación tendrá probablemente una pomada en los ojos y éstos estarán cubiertos por unas gasas frías.

Podrá sentir algo de molestias o escozor que son perfectamente controlables con los analgésicos que le recomiende el cirujano.

Deberá dormir con la cabeza elevada durante unos días y aplicarse en los párpados unas compresas frías para controlar la inflamación y las moraduras (éstas suelen durar de una a dos semanas y son muy variables dependiendo del paciente). Su cirujano le enseñará a lavarse los ojos y a aplicarse gotas para mantenerlos húmedos y evitar la sensación de sequedad. Es aconsejable que utilice gafas de sol para evitar la exposición solar de las moraduras, ya que la piel podría pigmentarse de otro color.

La mayor parte de los pacientes reinician su contacto en público en unos siete a diez días; todo depende del ritmo de curación de cada paciente.  Durante el período de desaparición de las moraduras podrá utilizar un maquillaje para ocultarlas. Nunca exponga la cara al sol sin llevar un filtro solar.  Durante cinco días restrinja su actividad al mínimo y no realice ejercicios violentos, deportes bruscos o cualquier actividad que eleve su tensión arterial durante tres semanas.  Es muy aconsejable que no tome bebidas alcohólicas durante este período.

Las cicatrices estarán inicialmente algo enrojecidas, pero irán empalideciendo progresivamente con el transcurso de los meses hasta quedar como líneas prácticamente invisibles.

RIESGOS

Las posibles complicaciones de estas intervenciones suelen ser escasas y menores. Para evitarlas consulte al cirujano cualquier condición médica que presente y cualquier medicación que esté tomando, así como si es fumador o si tiene alguna anomalía visual.

Aunque es muy raro, puede existir una reacción alérgica a la anestesia, infección en las heridas o un acúmulo de sangre bajo la piel (hematoma).  Después de la cirugía podría existir visión borrosa e incapacidad para cerrar completamente los ojos durante unos días, o una leve asimetría debido a la cicatrización de las heridas.  En muy raras ocasiones la cicatrización es anómala (cicatriz hipertrófica).